« El Público Apoya el Plan Energético del Presidente Obama | Inicio | El Sierra Club Aplaude las Nuevas Reglas de Eficacia de Carros »

septiembre 10, 2009

Sierra & Tierra: Trucos Sucios al Carbón

Por Javier Sierra

La vieja industria energética, especialmente la carbonera y la petrolera, son expertos cocineros de algunas de las campañas políticas más sucias de la escena política de Estados Unidos.

Las negras huellas dactilares de estos chefs del engaño político están marcadas por todos lados en esta ciudad de mármol blanco llamada Washington, DC. Y su creación más reciente de tacos de mentiras nos la han servido al carbón, envuelta en tortillas de cinismo y desvergüenza.

Se trata de un escándalo que lleva ya un par de meses asombrando incluso a los observadores más resabiados de la capital, una campaña de mentiras y engaños diseñados para descarrilar el proyecto de reforma energética que se debate en el Congreso.

La cocina de la que provino fue Bonner & Associates, una firma de relaciones públicas dispuesta a jugar tan sucio como se lo pidan sus clientes, en este caso la industria carbonera. De allí salieron al menos 13 cartas destinadas a miembros de la Cámara de Representantes en las que grupos cívicos se oponían a la nueva ley energética.

Una de las cartas provino de la organización comunitaria Creciendo Juntos, de Charlottesville, VA, de una tal Marisse K. Acevedo. Pero la carta, el nombre y el título eran todos falsos. Un empleado de Bonner & Associates se inventó todo el cuento para influenciar al Rep. Tom Perriello (D-VA).

El grupo carbonero que contrató a Bonner & Associates eventualmente se desmarcó de las cartas falsas diciendo que no tenía nada que ver con ellas. Pero el daño ya estaba hecho.

Al menos dos representantes más recibieron cartas fraudulentas de este empleado antes que la Cámara Baja votara, y aprobara por los pelos, el proyecto de ley energético. El escándalo provocó que una comisión del Congreso investigara el asunto. Hasta el momento se han identificado 45 cartas similares a las de Bonner & Associates, una firma que instruye a sus empleados a mentir para lograr sus propósitos y los incentiva para producir la mayor cantidad de cartas de este tipo.

Pero el escándalo que más nos duele a los hispanos no es sólo el uso fraudulento de una organización de base dedicada a beneficiar a la comunidad; es una industria carbonera que envenena el aire que respiramos y el pescado de consumimos.

Las plantas energéticas de combustión de carbón producen el 40% de los gases de calentamiento global en nuestro país. Sus emisiones tóxicas causan anualmente 21,000 hospitalizaciones, 38,000 ataques al corazón y 24,000 muertes innecesarias.

Según la Asociación Pulmonar Americana (ALA), el 80% de los latinos vivimos en condados que han violado los estándares federales de contaminación atmosférica.

ALA indica que un niño hispano tiene cerca de tres veces más probabilidades de contraer asma que un niño no hispano. El asma —una enfermedad agravada por las emisiones de carbón— se considera una epidemia en las comunidades de origen mexicano y puertorriqueño, casi dos tercios de la población hispana.

Según un estudio de LULAC, el 39% de los latinos vivimos a menos de 30 millas de una planta de carbón, el radio donde el hollín y otros contaminantes causan más daño.

Las plantas de carbón son también las mayores fuentes de mercurio, una toxina que causa daños cerebrales y hasta retardo mental. El mercurio se precipita a ríos y lagos por medio de la lluvia. Allí se convierte en su forma más tóxica, el metil-mercurio, el cual es absorbido por los peces, y los seres humanos lo ingieren al comer pescado.

Según el estudio de LULAC, las emisiones de mercurio nos impactan desproporcionadamente ya que en Estados Unidos hay 1.3 millones de pescadores de caña hispanos, quienes consumen lo que pescan con mucha más frecuencia que sus contrapartes anglos.

Pero el carbón no es el único cocinero de esta campaña mugrienta.

La industria petrolera sabe que la nueva ley energética sería el principio del fin de su virtual monopolio sobre el combustible del que depende nuestro sistema de transporte. Y ya ha lanzado una campaña nacional de desprestigio contra el proyecto energético comparable con la patrocinada por la industria de seguros médicos contra la reforma de ese sector.

Los carboneros y petroleros quieren taparnos los oídos para que no escuchemos las abrumadoras ventajas del proyecto energético, sobre todo para los hispanos. La iniciativa de energía limpia mejoraría el aire que respiramos, combatiría el calentamiento global, crearía millones de nuevos empleos y reforzaría nuestra seguridad nacional rompiendo nuestra adicción petrolera.

Ellos saben que si escuchamos, sus trucos sucios al carbón se les van a atragantar.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d83451b96069e20120a5619787970b

Listed below are links to weblogs that reference Sierra & Tierra: Trucos Sucios al Carbón:


User comments or postings reflect the opinions of the responsible contributor only, and do not reflect the viewpoint of the Sierra Club. The Sierra Club does not endorse or guarantee the accuracy of any posting. The Sierra Club accepts no obligation to review every posting, but reserves the right (but not the obligation) to delete postings that may be considered offensive, illegal or inappropriate.

Up to Top

javier.jpg
Follow Javier Sierra on Twitter.

Find us on Facebook Follow us on Twitter Rss Feed


Categorías



Sierra Club Main | Contáctese con nosotros | Terminos y Condiciones de Uso | Politica de privacidad | Website Help

Sierra Club® y "Explore, disfrute y proteja el planeta"® son marcas registradas del Sierra Club. © 2013 Sierra Club. El Sello del Sierra Club es una marca registrada, marca de servicio y propiedad intelectual del Sierra Club. El contenido es copyright © del Sierra Club.