« El Presidente Obama Anuncia Mejoras en los Estándares de Eficacia en Camiones | Inicio | Juez Desestima Moratoria de 6 Meses de Exploración Costera »

mayo 28, 2010

Sierra & Tierra: Con el Petróleo al Cuello

La parte más aterradora del desolador derrame de petróleo en el Golfo de México es que los únicos que pueden detenerlo son los mismos incapaces que lo causaron: BP.

Desde el 20 de abril, cuando la plataforma Deepwater Horizon estallara en llamas desatando el volcán petrolero submarino que asola hoy un ecosistema completo, hemos presenciado el desesperante espectáculo de la compañía BP dando palos de ciego.

Intento tras intento de detener este géiser tóxico ha fracasado estrepitosamente. Ahora sólo esperamos que este nuevo intento de contener el torrente realmente funcione. Y todos seguimos preguntándonos, ¿cómo es posible que esta pesadilla esté durando tanto?

La explicación es bien sencilla. BP jamás tuvo un Plan B, jamás estuvo preparada para remediar esta catástrofe. Y ahora vemos que su única solución es improvisar sobre la marcha.

Primero debemos recordar los extraordinarios riesgos que asumió BP antes de comenzar a perforar. El pozo decapitado se encuentra a unas 50 millas mar adentro y a una milla de profundidad. Tratar de cortar el flujo en las presentes condiciones, algo que sólo puede hacer esta industria, es como atajar un derrame petrolero en la luna.

Durante años, el Sierra Club advirtió que las explotaciones petroleras costeras conllevaban riesgos extraordinarios que constituían una amenaza cierta para los ecosistemas marinos y las economías que dependen de ellos.

Durante todos estos años, BP y el resto de las petroleras han despreciado nuestros temores y advertencias diciendo que gracias a su tecnología y su saber hacer, no había que preocuparse.

Y desde el 20 de abril se ha desatado otro torrente, un torrente de noticias y descubrimientos que describen a una compañía obsesionada con las ganancias y negligente con las víctimas potenciales de su descabellada aventura petrolera.

Desde entonces se han develado los siguientes escándalos de BP:
  • BP se negó a instalar una válvula de seguridad valorada en $500,000 en el pozo accidentado que lo hubiera sellado automáticamente en caso de accidente.
  • Un técnico que trabajaba en la Deepwater Horizon confesó al programa 60 Minutes de CBS que la válvula de seguridad de inferior calidad instalada en la corona del pozo se había averiado semanas antes de la explosión y que los ejecutivos de BP lo sabían.
  • BP continúa inyectado cientos de miles de galones de dispersantes en el Golfo de México pese a que se dice que ha intoxicado a varias personas, está prohibido en Gran Bretaña y el gobierno federal le ha ordenado usar otros menos tóxicos.
  • BP obliga a los trabajadores de limpieza del Golfo a firmar un contrato que les prohíbe hablar con los medios. Muchos de esos trabajadores se han enfermado con síntomas de intoxicación de hidrocarburos.
Etc., etc., etc.

El otro comparsa de esta tragedia es el Servicio de Gestión de Minerales, la oficina del Departamento del Interior encargada de "regular" a la industria petrolera. Entre sus hazañas se cuentan las siguientes:
  • Conceder el permiso de perforación a BP en el pozo hoy accidentado sin verificar que la válvula de seguridad funcionaba.
  • Ignorar durante años informes falsificados por BP sobre el funcionamiento de válvulas de seguridad parecidas a la que colapsó bajo la Deepwater Horizon.
  • Consumir drogas y alcohol, y ver pornografía durante sus horas de trabajo.
  • Aceptar regalos y favores de la industria que se suponía que tenía que vigilar.
Etc., etc., etc.

¿Y todo esta debacle a cambio de qué?

Estados Unidos, con un 5% de la población mundial consume el 25% de la producción petrolera del planeta. ¿Qué porcentaje procede de las costas del país? Un 0.2%

Los beneficios son insignificantes y los riesgos descomunales. ¡Ya basta! Tenemos que acabar con nuestra adicción petrolera.

El Sierra Club ha instado al Presidente Obama a declarar nuestra independencia del petróleo, empezando por establecer una moratoria de exploraciones en las costas del país.

Incluso si el torrente logra detenerse, el daño ya está hecho, y ahora debemos ayudar a las comunidades del Golfo a recuperarse de semejante catástrofe. Ya es hora de exigir transparencia a la industria petrolera y a los reguladores que deben vigilarla para que esto no vuelva a ocurrir. Ya es hora de adoptar fuentes de energía limpias y renovables.

Las dantescas imágenes de un Golfo de México en llamas e inyectado de ponzoña tienen que abrirnos los ojos a todos para darnos cuenta de que estamos con el petróleo al cuello.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígale en Twitter @javier_sc.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d83451b96069e20134826bdd25970c

Listed below are links to weblogs that reference Sierra & Tierra: Con el Petróleo al Cuello:


User comments or postings reflect the opinions of the responsible contributor only, and do not reflect the viewpoint of the Sierra Club. The Sierra Club does not endorse or guarantee the accuracy of any posting. The Sierra Club accepts no obligation to review every posting, but reserves the right (but not the obligation) to delete postings that may be considered offensive, illegal or inappropriate.

Up to Top

javier.jpg
Follow Javier Sierra on Twitter.

Find us on Facebook Follow us on Twitter Rss Feed


Categorías



Sierra Club Main | Contáctese con nosotros | Terminos y Condiciones de Uso | Politica de privacidad | Website Help

Sierra Club® y "Explore, disfrute y proteja el planeta"® son marcas registradas del Sierra Club. © 2013 Sierra Club. El Sello del Sierra Club es una marca registrada, marca de servicio y propiedad intelectual del Sierra Club. El contenido es copyright © del Sierra Club.