« La EPA Retrasa el Estándar de Aire Limpio. La Salud Pública Sigue en Peligro | Inicio | Consejos para una Navidad al Natural »

diciembre 09, 2010

Sierra & Tierra: Un Fabuloso Regalo de Navidad

Por Javier Sierra

Nos cuenta la tradición que Santa Claus viaja desde su hogar del Polo Norte todos los años la Noche Buena para hacer felices a los niños del mundo.

Pero hace exactamente 50 años, Santa Claus fue especialmente generoso no sólo con los niños sino con todos los habitantes de Estados Unidos.

Aquel fue un regalo de Navidad histórico ya que no demasiado lejos del Polo Norte se estableció el Refugio Nacional Artico de Vida Silvestre en el norte de Alaska.

Santa Claus, por supuesto, contó con la valiosa ayuda del entonces Presidente Dwight Eisenhower, quien rubricó la protección de uno de los pocos ecosistemas completos que quedan intactos en el Hemisferio Occidental.

Este hermoso regalo es el hogar de una enorme variedad de flora y fauna comparable al legendario Serengeti africano. En la tundra y costas prístinas del Refugio existen casi 200 especies de aves, formidables rebaños de caribú, además del hábitat de osos polares más generoso de Estados Unidos. A esta riqueza se unen el buey almizclado, el wolverine, el oso grizzli y varias especies de ballena.

Y vigilando todo esto, está la cultura ancestral de la Nación Gwich'in, los indígenas que durante miles de años han vivido en armonía con el medio ambiente y dependiendo de un vital rebaño de caribús.

Todo este tesoro natural, sin embargo, lleva décadas asediado por la codicia de las compañías petroleras y sus sirvientes en el Congreso Federal, quienes ambicionan perforar la tundra ártica en busca de crudo y seguir alimentando nuestra adicción petrolera nacional.

"Destruir este lugar constituiría un crimen ya que la fauna quedaría en peligro de muerte", dice Brenda Lemus, una activista del Sierra Club originaria de Guatemala que se ha comprometido a luchar por los lugares especiales de nuestro país. "No hay palabras para expresar la importancia de preservar el Refugio Artico".

El cerco petrolero amenaza con intensificarse una vez que comience la nueva sesión en la Cámara de Representantes en enero. Muchos de estos representantes conservadores llegan dispuestos a convertir el Refugio en un páramo industrial en nombre de la codicia corporativa.

Y todo esto por un puñado de dólares. La Administración Federal de Información Energética predice que la producción petrolera en el Refugio reduciría el precio del crudo en 75 centavos por barril en el año 2025. Si tenemos en cuenta que el barril cuesta hoy unos $90, esa reducción sería insignificante para el consumidor. De hecho, si la OPEC decidiera reducir su producción, el ahorro quedaría totalmente eliminado.

Esta codicia desenfrenada es un ataque directo contra el sentido común y las reglas de la aritmética. Con sólo el 5% de la población mundial, Estados Unidos quema el 25% de la producción petrolera del planeta, mientras que nuestro país posee sólo el 3% de las reservas globales. Seguir perforando en este agujero llamado crisis energética en el que estamos sólo beneficia a las cuentas corrientes de las petroleras.

Mientras tanto, ya tenemos al alcance de la mano una inagotable fuente alternativa de energía: el uso sensato de nuestros recursos. Mejorando los estándares de emisiones de vehículos y los de aislamiento térmico en los edificios, podríamos ahorrarnos todo el crudo que sacaríamos del Refugio, más el que extraemos de las costas del país y que importamos del Golfo Pérsico.

No sólo preservaríamos un tesoro natural de capital importancia ecológica. También mejoraríamos exponencialmente la calidad del aire que respiramos y la seguridad nacional, al dejar de depender de los caprichos de los jerarcas y dictadores que tienen la mano en el grifo petrolero en el Golfo Pérsico.

¿Cuál es la alternativa inmediata para el Refugio?

"Es de extremada importancia que el Refugio Artico se convierta en Monumento Nacional", dice Brenda. "Así de una vez por todas, debemos acabar con esta locura de temer que el Refugio pase a ser un recuerdo más del pasado".

Convertirlo en monumento nacional sería el antídoto perfecto contra la codicia petrolera ya que esta joya de la naturaleza quedaría completamente excluida de cualquier tipo de explotación.

Y la única persona que puede hacer esto es el Presidente Obama, quien tiene la oportunidad única de pasar a la historia como uno de los grandes líderes conservacionistas.

Presidente Obama, ahórrele trabajo al ese entrañable viejo barbudo y sea nuestro Santa Claus: convierta este monumento a la grandeza natural en un Monumento Nacional.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígale en Twitter @javier_sc.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d83451b96069e20147e08a867e970b

Listed below are links to weblogs that reference Sierra & Tierra: Un Fabuloso Regalo de Navidad:


User comments or postings reflect the opinions of the responsible contributor only, and do not reflect the viewpoint of the Sierra Club. The Sierra Club does not endorse or guarantee the accuracy of any posting. The Sierra Club accepts no obligation to review every posting, but reserves the right (but not the obligation) to delete postings that may be considered offensive, illegal or inappropriate.

Up to Top

javier.jpg
Follow Javier Sierra on Twitter.

Find us on Facebook Follow us on Twitter Rss Feed


Categorías



Sierra Club Main | Contáctese con nosotros | Terminos y Condiciones de Uso | Politica de privacidad | Website Help

Sierra Club® y "Explore, disfrute y proteja el planeta"® son marcas registradas del Sierra Club. © 2013 Sierra Club. El Sello del Sierra Club es una marca registrada, marca de servicio y propiedad intelectual del Sierra Club. El contenido es copyright © del Sierra Club.