« El Sierra Club Culmina Sus 100 Días de Acción contra la Disrupción Climática 6 Meses Después de la Supertormenta Sandy | Inicio | Presente.org y el Sierra Club Urgen a FWD.us a Que Cese de Apoyar la Energía Sucia en Nombre de la Reforma Migratoria »

abril 30, 2013

Sierra & Tierra: Un Arbol Sediento de Savia Nueva

Por Javier Sierra

Durante una entrevista con una estación de radio de Florida sobre las peligrosas condiciones laborales en las que trabajan cientos de miles de hispanos indocumentados, la llamada de uno de los oyentes nos puso a todos el vello de punta.

Su trabajo consistía en introducirse en el enorme colector de desechos de un hospital local. Atado a una cuerda, descendía a la base del depósito para desatascar el desagüe de jeringas, agujas hipodérmicas, vendajes usados y una larga lista de desechos médicos. El oyente nos aclaró que sus únicas protecciones eran unas botas de hule, una mascarilla de papel y un casco con linterna para alumbrar la panza del monstruo en el que trabajaba.

A preguntas de por qué no se buscaba un empleo menos peligroso, nos dijo: “No puedo. No tengo papeles. Y si no trabajo, mi familia en mi país no come”.

En Estados Unidos hay al menos 11 millones de indocumentados que —contrario al mito de que vienen a este país a vivir del “welfare”— están dispuestos a trabajar en lo que sea para escapar de la pobreza y miseria que les expulsaron de sus hogares. Y ese “lo que sea” con demasiada frecuencia constituye un peligro cierto para su seguridad y su salud.

Según una encuesta realizada el año pasado por el Consejo Nacional de La Raza y el Sierra Club, el 43% de los votantes hispanos vive o trabaja peligrosamente cerca de un lugar tóxico, ya sea una refinería, un incinerador, una planta de combustión de carbón, una gran autopista o un campo de cultivo.

Si los votantes hispanos sufren las consecuencias de la contaminación y la degradación medioambiental de manera tan desproporcionada, es obvio pensar que para esos 11 millones de trabajadores obligados a vivir silenciosamente en las sombras de la sociedad, ese bombardeo tóxico será mucho peor.

Pero estas personas sufren otro tipo de bombardeo, más sutil pero no menos pernicioso. Sobre ellos también llueven las iras y el desprecio de un intenso movimiento antiinmigrante que los deshumaniza y demoniza llamándoles “ilegales” y “criminales”.

¿Quién quiere abandonar a su familia, amigos, cultura y país para viajar arriesgando la vida a un país hostil que casi con certeza le va a considerar un criminal?

La historia de nuestro país la han escrito personas que, como estos 11 millones de indocumentados, lo arriesgaron todo para escapar de la persecución, la miseria o ambos en busca de una vida digna y un futuro para sus hijos. Los inmigrantes hemos sido la savia que ha mantenido vivo el optimismo, el trabajo duro y el progreso que han hecho grande a Estados Unidos.

Pero este ciclo vital ahora está roto, tan roto como el sistema migratorio que lo regula. Es por ello que la junta directiva del Sierra Club ha aprobado unánimemente apoyar una vía justa hacia la ciudadanía de estos 11 millones de personas.

“Estableciendo una vía justa hacia la ciudadanía, podemos potenciar a los más vulnerables a la contaminación tóxica para participar plenamente en el sistema democrático, defenderse contra los contaminadores, y exigir protecciones a la salud pública y soluciones de energía limpia”, dijo Allison Chin, presidenta del Sierra Club, al anunciarse la decisión.

El Club cree que a estas personas se les han negado sus derechos civiles de protegerse no sólo contra el bombardeo tóxico sino también contra los efectos del cambio climático, a los cuales, los hispanos, documentados o no, somos especialmente vulnerables.

La salud de este árbol llamado Estados Unidos necesita esta savia nueva llamada inmigración.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígalo en Twitter @javier_SC

User comments or postings reflect the opinions of the responsible contributor only, and do not reflect the viewpoint of the Sierra Club. The Sierra Club does not endorse or guarantee the accuracy of any posting. The Sierra Club accepts no obligation to review every posting, but reserves the right (but not the obligation) to delete postings that may be considered offensive, illegal or inappropriate.

Up to Top

javier.jpg
Follow Javier Sierra on Twitter.

Find us on Facebook Follow us on Twitter Rss Feed


Categorías



Sierra Club Main | Contáctese con nosotros | Terminos y Condiciones de Uso | Politica de privacidad | Website Help

Sierra Club® y "Explore, disfrute y proteja el planeta"® son marcas registradas del Sierra Club. © 2013 Sierra Club. El Sello del Sierra Club es una marca registrada, marca de servicio y propiedad intelectual del Sierra Club. El contenido es copyright © del Sierra Club.