« El Sierra Club Aplaude las Protecciones contra la Contaminación de Carbono de las Plantas de Carbón | Inicio | Los Científicos Más Prestigiosos del Mundo: El Cambio Climático Está Aquí y Acelerándose »

septiembre 24, 2013

Carta del Sierra Club al Presidente Obama sobre Keystone XL: No Hagamos Tratos

El Director Ejecutivo del Sierra Club, Michael Brune, envió hoy una carta a la Casa Blanca en la que rechaza la idea de que el gobierno canadiense pueda hacer cualquier cosa para mitigar la contaminación de carbono procedente de la propuesta de oleoducto de crudo bituminoso Keystone XL, a raíz de informes de que el gobierno canadiense ha propuesto un pacto a la administración Obama.

Este es el texto de la carta:

24 de Septiembre, 2013

Presidente Barack Obama
La Casa Blanca
1600 Pennsylvania Ave., NW
Washington, DC 20500

Estimado Sr. Presidente:

Aplaudo su compromiso para luchar contra el cambio climático. Los nuevos límites de contaminación de carbono de su administración son un gigantesco paso adelante y demuestra que el país esta dispuesto a progresar en la lucha contra el cambio climático. En un año récord de incendios forestales, inundaciones y otros síntomas de la disrupción climática, su liderazgo en este respecto es exactamente lo que necesita nuestro país.

Sin embargo, me preocupa que este progreso pueda ser socavado por un acuerdo bilateral a puertas cerradas sobre el propuesto oleoducto Keystone XL de arenas bituminosas que nos comprometería a trasportar el crudo más sucio del planeta durante las décadas venideras. Hace varias semanas, el primer ministro canadiense, Stephen Harper, aparentemente le envió a usted una carta en la que declara su disposición a tomar cualquier decisión contra el cambio climático para lograr una aprobación presidencial del Keystone XL, el oleoducto de $7,000 millones que transportaría el crudo bituminoso de Alberta a las refinerías del Golfo de México. Mientras que esto puede parecer una oferta generosa, Canadá simplemente no puede mitigar la contaminación de carbono del oleoducto. Las emisiones serían demasiado grandes. Keystone XL sería el responsable directo de las emisiones anuales equivalentes a las de 51 plantas de combustión de carbón o las de 3.7 millones de carros. En comparación, Canadá tiene sólo 26 millones de vehículos en sus carreteras.

9355920136_6da37becd4_oEl barrio de Manchester en Houston defendiéndose contra el propuesto terminal de Keystone XL
(Foto de Elizabeth Brossa)

Junto con las emisiones del oleoducto, el proyecto sería responsable de décadas de futuras emisiones de arenas bituminosas. El Pembina Institute estima que Keystone XL incrementaría el desarrollo de este crudo en un 36%. El Departamento de Estado estima que el crudo bituminoso podría ser un 22% más intenso en sus emisiones de carbono que el crudo convencional que se usa en Estados Unidos. Y cuando se considera el potencial secuestro de carbono de los 1,200 millones de acres de bosque boreal canadiense, las implicaciones de cambio climático del oleoducto son difíciles de comprender. La mejor manera de “mitigar” el desarrollo de las arenas bituminosas es dejarlas en el subsuelo.

Las promesas del gobierno del Primer Ministro Harper de reducir las emisiones de las arenas bituminosas canadienses se deben juzgar en el marco de su demostrado fracaso de cumplir con sus compromisos climáticos hasta el momento. El gobierno canadiense ha incumplido consistentemente sus promesas de regular su sector petrolero y gasero, y de reducir sus emisiones nacionales, y tiene un historial de debilitar las regulaciones medioambientales en respuesta de las peticiones de su industria de oleoductos. El gobierno canadiense ha eliminado su presupuesto para la Mesa Redonda sobre Energía y el Medioambiente cuando ésta defendió un impuesto de carbono. Además, el gobierno de Canadá está silenciando a sus científicos, tal y como informó el New York Times al decir, “Hubo problemas de este tipo durante la administración Bush (…) pero nada se puede comparar con lo que ahora se está haciendo en Canadá”. Incluso si fuera posible mitigar la contaminación de carbono procedente de las arenas bituminosas, la administración Harper no ha mostrado intención alguna de hacerlo.

La realidad es que las arenas bituminosas son la fuente de contaminación de carbono de mayor crecimiento en Canadá. En 2011, los informes científicos del mismo gobierno canadiense predijeron que las emisiones de las arenas bituminosas en 2005 serían el triple para el 2030. Las promesas del gobierno canadiense de compensar la contaminación de carbono no son nada más que un cheque en blanco contra una cuenta vacía. El cheque va a rebotar, a igual que todas las promesas climáticas de la administración Harper. De lo que los climatólogos y expertos en energía sí están seguros es de que el Keystone XL va a transportar una enorme fuente de contaminación de carbono.

Sr. Presidente, la decisión basada en el interés nacional sobre el oleoducto Keystone XL no se puede tomar con las promesas de mitigación del gobierno canadiense. Le urgimos a rechazar el oleoducto y a continuar construyendo un futuro de energía limpia.

Sinceramente,
Michael Brune
Director Ejecutivo
Sierra Club


User comments or postings reflect the opinions of the responsible contributor only, and do not reflect the viewpoint of the Sierra Club. The Sierra Club does not endorse or guarantee the accuracy of any posting. The Sierra Club accepts no obligation to review every posting, but reserves the right (but not the obligation) to delete postings that may be considered offensive, illegal or inappropriate.

Up to Top

javier.jpg
Follow Javier Sierra on Twitter.

Find us on Facebook Follow us on Twitter Rss Feed


Categorías



Sierra Club Main | Contáctese con nosotros | Terminos y Condiciones de Uso | Politica de privacidad | Website Help

Sierra Club® y "Explore, disfrute y proteja el planeta"® son marcas registradas del Sierra Club. © 2013 Sierra Club. El Sello del Sierra Club es una marca registrada, marca de servicio y propiedad intelectual del Sierra Club. El contenido es copyright © del Sierra Club.