Sierra & Tierra: El Racismo Se Respira

mayo 05, 2014

Por Javier Sierra

Durante décadas, el movimiento de justicia medioambiental ha defendido que la contaminación es una forma más de racismo. Ahora, un estudio de la Universidad de Minnesota contundentemente prueba con datos y cifras esta la dolorosa realidad.

El reporte concluye que, más que cualquier otro, la raza es el factor determinante en los niveles de contaminación a los que está expuesta cualquier comunidad del país. Los investigadores llegaron a la conclusión que las minorías étnicas respiran un 46% más de dióxido de nitrógeno (NO2)—una sustancia tóxica procedente de la combustión del carbón y el petróleo— que los blancos no hispanos.

Y lo que es más preocupante para los hispanos: nosotros estamos entre las comunidades que peor aire respiran.

“Esto es terrible”, dice Kim Wasserman-Nieto, ganadora del Goldman Prize, el “Nóbel” de la ecología, y héroe de la justicia medioambiental. “Estas son las realidades a las que se enfrenta nuestra comunidad cada día. Y la situación no mejora. Somos los que menos contaminación generamos y los que más sufrimos su impacto”.


Wasserman-Nieto Goldman Prize
Wasserman-Nieto frente a una de la plantas de carbón en el Sur de Chicago que ella ayudó a clausurar (Foto: Goldman Prize)

El NO2 —el cual causa asma, otras enfermedades respiratorias y males cardíacos— se mide en partes por millón (ppm). Entre los blancos no hispanos, la exposición es de 9.9 ppm. Entre nosotros es de 15.6 ppm y entre los hispanos negros de 17.4 ppm, la más alta.

Wasserman-Nieto, también directora de organización y estrategia de LVEJO, el grupo de justicia medioambiental en el Sur de Chicago que lleva años peleando contra los contaminadores, indica que el estudio deja claro los costos reales del carbón y el petróleo.

“Nuestras comunidades están empezando a darse cuenta de la verdadera gravedad de este problema”, dice. “Ya estamos viendo evidencia concreta de cómo la industria de los combustibles fósiles está impactando a nuestra gente”.

El estudio descubre también algo que Wasserman-Nieto califica de “astronómico”. Al comparar blancos de bajos ingresos con hispanos de altos ingresos, éstos resultaron estar expuestos a mayores niveles de NO2.

“Tuve que leer esa frase tres o cuatro veces porque no me lo podía creer”, dice. “¿A dónde vamos a ir? La calidad del aire es igualmente horrible en todas nuestras comunidades”.

La razón, explican los autores, radica en el hecho de que los norteamericanos tienden a vivir agrupados según su condición étnica, y en nuestros barrios estamos todos mucho más expuestos a altos niveles de NO2.

Otro factor importante es la proximidad de nuestros hogares a las autopistas, lo que Wasserman-Nieto llama “corredores tóxicos”, ya que la gasolina y el diésel son las mayores fuentes de NO2.

Según un estudio de los Centros de Control de Enfermedades, más de 5 millones de personas de color viven cerca de estas carreteras, especialmente en el Sur de California.

Esto quedó corroborado hace unos días por el informe anual de la Asociación Nacional Pulmonar, el cual determinó una vez más que las ciudades con el peor aire del país están principalmente en el Sur de California, donde reside la mayor concentración de hispanos.

El estudio de la Universidad de Minnesota subraya la magnitud de esta injusticia indicando que si todos estuviéramos expuestos a los mismos niveles de NO2 que los blancos, cada año se evitarían 7,000 muertes prematuras por males cardíacos.

“Realmente espero que, especialmente para los hispanos de clase media, esto sea una señal de alarma, no solo para ser activos políticamente sino también para apoyar a los grupos locales que están luchando por mejorar esta situación”, concluye Wasserman-Nieto.

Ese sería un gran paso para acabar con este racismo que se respira.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígalo en Twitter @javier_SC

Decisión de la Corte Suprema sobre Contaminación del Aire de Estado a Estado Es Una Gran Victoria para la Salud Pública

abril 29, 2014

Washington, DC — La Corte Suprema de Justicia dictaminó a favor de preservar la regulación de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) que protege al público de la contaminación de plantas de combustión de carbón que cruza las fronteras estatales.

La Corte dio una victoria completa y rotunda a la EPA ordenando la puesta en práctica de nuevo de una protección que reducirá el hollín y el smog procedentes de plantas de carbón en 28 estados, mejorará la calidad del aire y reducirá enfermedades respiratorias mortales que afectan a la comunidad hispana con especial intensidad.

En una decisión de seis votos a favor y dos en contra redactada por la Magistrada Ruth Ginsburg, la Corte determinó que la EPA actuó legalmente en virtud de la Ley de Aire Limpio al reducir la peligrosa contaminación interestatal.

El Sierra Club, el Fondo de Defensa Medioambiental, la Clean Air Task Force, la Asociación Pulmonar Americana, el Natural Resources Defense Council y otros grupos, junto con varios gobiernos estatales y locales, se unieron para defender la protección contra la contaminación interestatal ante la Corte.

Como respuesta, el Director Ejecutivo del Sierra Club, Michael Brune, emitió la siguiente declaración:

“El dictamen de hoy es una rotunda victoria para la salud pública, especialmente para quienes viven en dirección del viento procedente de las plantas de carbón de otros estados. Durante demasiado tiempo estas comunidades han soportado un castigo injusto contra su salud y bienestar sin poder protegerse de la peligrosa contaminación.

“La decisión de la Corte reafirma la autoridad de la Agencia de Protección Medioambiental en virtud de la Ley de Aire Limpio para emitir estándares de protección de la salud pública contra contaminación potencialmente mortal que traspasa las fronteras estatales.

“El Sierra Club se ofrece a trabajar con la EPA y nuestros aliados para poner en marcha esta vital protección para las comunidades del país tan pronto como sea posible.

“Una vez en activo, la Regla contra la Contaminación Interestatal mejorará las vidas de millones de personas, y muchas de estas mejoras se sentirán de inmediato. Estas protecciones cada año evitarán decenas de miles de muertes prematuras, 19,000 vistas a las salas de emergencia y 1.8 millones de días laborales perdidos. Además nos ahorrarán a todos hasta $280,000 millones en costos de salud y medioambientales”.

Sierra & Tierra: El Agridulce Cumpleaños de la Tierra

abril 22, 2014

Por Javier Sierra

Hoy celebramos el Día de la Tierra. A mi me gusta llamarlo su cumpleaños. Pero esta fiesta de la Madre Tierra incluye un ponche amargo de la marca BP.

El domingo se cumplió el cuarto aniversario del derrame petrolero de BP en el Golfo de México, la peor catástrofe medioambiental de nuestra historia. El 20 de abril de 2010, el estallido de la plataforma Deep Horizon causó la muerte de 11 trabajadores y el derrame de 200 millones de galones de crudo.

4543311558_3d97a552b7_o
La Plataforma Deep Horizon estalla en llamas (Foto: US Coast Guard)

Es bueno echar cuentas en este triste aniversario, entre otras razones, porque BP parece haber declarado el problema resuelto. La realidad, sin embrago, es bien distinta.

Según datos de Greenpeace, en las aguas del golfo todavía podría haber 31 millones de galones de crudo procedentes del derrame. Y este crudo sigue minando la riqueza natural de esta región, y la economía y salud de sus habitantes.

Un estudio de los Institutos Nacionales de Salud indica que muchos de los trabajadores que limpiaron las áreas afectadas muestran extraños males respiratorios, además de elevados índices de depresión y ansiedad.

Asimismo, la industria pesquera sigue renqueando, y en algunos casos, los bancos de peces y mariscos no se han recuperado o se han estancado. La producción de ostiones, —hasta el desastre petrolero, la mayor del país— se ha visto particularmente impactada por la catástrofe.

Según un estudio de National Wildlife Federation, desde abril de 2010 se han encontrado más de 900 delfines muertos. Además, cada año se recuperan unas 500 tortugas marinas muertas.

Otro reporte de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica indica que cuando especies de gran valor económico, como el atún, se exponen a crudo como el derramado en el Golfo, sufren mortales defectos congénitos.

Mientras tanto, BP continúa usando a su equipo legal para retrasar o evitar los pagos que le debe a los residentes del Golfo. La corporación ha entregado unos $26,000 millones en compensación por los daños causados. Pero en la región existe un gran descontento por el injusto reparto de los fondos en algunos casos, y en otros, por la falta de pago.

Lo que más indigna a los residentes es que BP cree que ya ha hecho suficiente por mitigar la debacle causada, cuando la evidencia que demuestra lo contrario abunda.

Esta tragedia debería servir de lección ara acabar con nuestra adicción petrolera. BP nunca debió perforar un pozo a 50 millas de la costa y una milla de profundidad. De la misma manera que es descabellado perforar en el Artico o seguir explotando el crudo bituminoso de Canadá, el más tóxico del planeta.

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU acaba de advertirnos que para evitar los efectos más catastróficos de la crisis climática, tenemos que dejar los combustibles fósiles en el subsuelo y fomentar abiertamente el uso de energía limpia y renovable.

Es lo menos que se merece nuestra Madre Tierra en su cumpleaños.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígale en Twitter @javier_SC

Sierra & Tierra: La Industria de Energía Sucia Está Verde de Envidia

marzo 30, 2014

Por Javier Sierra

Estamos en medio de una epidemia de devastadores derrames petroleros y carboneros. En semanas recientes hemos visto mareas negras en el Río Mississippi, en la costa de Galveston, Texas, y en el Lago Míchigan. Y en cercana competencia hemos presenciado derrames tóxicos de la industria carbonera en el Río Dan, Carolina del Norte, y el Río Elk, Virginia Occidental. Limpiar estas catástrofes va a costar cientos si no miles de millones de dólares.

¡Y luego dicen que la energía sucia es barata!

En cambio, cuando hay un derrame de sol, lo llamamos un día lindo. Y de eso precisamente quería hablarle, de los enormes beneficios económicos y medioambientales que la energía limpia significa para el país en general y nosotros los hispanos en particular.

“Crear toda esta energía que es tan necesaria, sin quemar combustibles fósiles y sin dañar el medio ambiente, es una propuesta ganadora, se mire como se mire”, dice Alfonso Carmona-Jiménez, un electricista de Calexico dedicado a instalar plantas solares y eólicas en el Imperial Valley de California. “Finalmente, estamos obteniendo energía del sol tras contaminar la tierra durante tanto tiempo”.

InstallingSolar_600x600Trabajadores instalando paneles solares en California (Foto: Sierra Club)

Alfonso y otros miles de trabajadores hispanos se están beneficiando de un boom histórico de la industria de energía limpia en todo el país, pero sobre todo en California. La Gran Recesión castigó con especial dureza esa parte del estado, dejando desempleado a Alfonso y a miles de trabajadores más.

“Y ahora es un gran alivio que no tenga que pedir ayuda del gobierno y que no tenga que preocuparme de dónde va a venir el próximo cheque”, dice orgulloso Alfonso, quien trabaja ahora en un proyecto solar de la San Diego State University.

Alfonso es uno de los beneficiarios de las campañas de capacitación en la industria de energía limpia para trabajadores desempleados organizadas por uniones como la International Brotherhood of Electrical Workers.

“La unión está haciendo algo grande por nosotros”, dice Alfonso. “Nos consigue buenos empleos, nos entrena, nos defiende cuando hay problemas con los patrones, nos consigue beneficios y seguro médico”.

California es el líder nacional, y uno de los líderes mundiales, de la energía solar.  Recientemente batió dos récords nacionales en dos días consecutivos. El 7 de marzo generó 3.9 gigavatios (GV) de electricidad y al día siguiente, 4.1 GW, suficiente para abastecer 3 millones de hogares o el 18% de la demanda energética.

En California ya hay casi 1,700 empresas solares que emplean a más de 47,000 trabajadores, miles de ellos hispanos. En 2013 agregó 2.7 GV de electricidad solar, más que cualquier otro estado, y hoy cuenta con 5.6 GW instalados, lo cual, lo convierte en la séptima potencia mundial.

Además esta abundancia limpia no castiga la salud de los californianos, como lo hacen el petróleo y el carbón. Que se lo pregunten a Domingo Reyes, otro electricista que trabaja en proyectos solares, y que al igual que su hijo de 10 años, sufre de asma.

“Aquí en el Imperial Valley tenemos uno de los aires más contaminados de la nación. La contaminación nos empeora el asma. Pero con la energía de viento y solar vamos a ayudar a bajar los niveles de contaminación”, dice Domingo.

Alfonso, por su parte, cuenta con orgullo sobre su primer trabajo instalando una turbina eólica de casi 300 pies de altura: “A mi hijo de seis años le encantó una foto que le enseñé de mí subido en la turbina, yo tan pequeño, y cuando le dije que era yo, respondió asombrado, ‘¿de verdad?’”

La industria de energía sucia vería esa foto verde de envidia.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígale en Twitter @javier_SC

En el 25 Aniversario del Desastre del Exxon Valdez, el Crudo Sigue Envenenando las Costas de Alaska

marzo 20, 2014

Washington, DC — Miembros de las comunidades de Alaska, junto con expertos en derrames petroleros, clima y perforaciones costeras, se reunieron hoy en Washington, DC, para conmemorar el 25 aniversario de la catástrofe del tanquero Exxon Valdez. El 24 de marzo de 1989, la nave derramó más de 11 millones de galones de crudo en la Ensenada Prince William de Alaska, cubriendo 1,300 millas de costa —el equivalente a toda la costa de California. Un cuarto de siglo más tarde, el medio ambiente y la economía local siguen sin recuperarse, y los planes de perforar en busca de petróleo en las costas árticas muestran que se han aprendido pocas lecciones.


Sierra Club Exxon Valdez presserAthan Manuel, director del Programa de Terrenos del Sierra Club, durante la conferencia de prensa (Foto: J. Sierra)

“Nuestra pesca y estilo de vida colapsó del día a la noche. Los bancos de arenque y salmón desaparecieron y nunca se han recuperado. La pesca del arenque significaba el 50% de nuestros ingresos anuales y nos daba comida y empleos a nuestras familias. ¿Y qué hemos aprendido en estos 25 años? Yo sé que sin importar dónde ocurra un derrame petrolero, ni la industria ni el gobierno pueden limpiarlo, digan lo que digan al público. También aprendimos que la preservación es la clave de cualquier tipo de restauración, ya sea hábitat, cultura o lenguas indígenas en peligro”, dijo el indígena eyak Dune Lankard, pescador comercial y de subsistencia.

El derrame petrolero causó daños devastadores a la fauna, desde aves acuáticas a la pesca del arenque, valorada en $300 millones anuales. El gobierno todavía tiene que considerar “recuperada” más de la mitad de las poblaciones de fauna, hábitats y servicios de recursos que quedaron devastados por el desastre. Muchas poblaciones animales se consideran “no recuperadas”, incluyendo el arenque y la manada de orcas AT1, la cual se teme que quedará extinta.

El desastre ilustra la dificultad de limpiar un derrame de crudo en condiciones árticas, y presagia más desastres en explotaciones costeras donde el riesgo de derrames petroleros es inevitable. Pese a esto, se continúa planeando perforar en el Océano Artico.

“La triste historia de nuestra dependencia de energía sucia es patente, al igual que los beneficios de elegir fuentes de energía limpia”, dijo Athan Manuel, director de la campaña de Protección de Terrenos del Sierra Club. “Los combustibles fósiles deben dejarse enterrados, y la administración Obama puede empezar por emitir una moratoria en el arrendamiento de permisos y el desarrollo en el Océano Artico”.

Perforar en el Artico también implica significativos riesgos climáticos. Explotar la energía sucia en esa región podría resultar en el doble de contaminación de carbono que ahorrarán los nuevos estándares de eficacia de la administración Obama. Esto anularía nuestros logros más importantes en la lucha contra el cambio climático.


Los comentarios o entradas en el blog reflejan sólo la opinión del redactor y no reflejan las opiniones del Sierra Club. El Sierra Club no respalda ni garantiza la exactitud de las entradas. El Sierra Club no acepta obligación alguna de revisar todas las entradas, pero se reserva el derecho (aunque no la obligación) de borrar entradas que puedan considerarse ofensivas, ilegales o inapropiadas.

Up to Top

javier.jpg
Follow Javier Sierra on Twitter.

Find us on Facebook Follow us on Twitter Rss Feed


Categorías



Sierra Club Main | Contáctese con nosotros | Terminos y Condiciones de Uso | Politica de privacidad | Website Help

Sierra Club® y "Explore, disfrute y proteja el planeta"® son marcas registradas del Sierra Club. © 2013 Sierra Club. El Sello del Sierra Club es una marca registrada, marca de servicio y propiedad intelectual del Sierra Club. El contenido es copyright © del Sierra Club.