'Keystone XL Es Todo Riesgos Sin Recompensa para el Público Norteamericano’, Testificó Hoy el Sierra Club ante el Senado

marzo 13, 2014

Washington, DC — El Director Ejecutivo del Sierra Club, Michael Brune, testificó hoy ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado Federal acerca de la decisión de si el oleoducto Keystone XL sirve el interés nacional.

Esta es una selección de sus declaraciones ante la comisión senatorial:

El Sierra Club, y los más de dos millones de personas que presentaron comentarios la semana pasada al Departamento de Estado, saben que este oleoducto no sirve al interés nacional. El Oleoducto Keystone XL de arenas bituminosas atravesaría más de 1,000 millas de granjas y ranchos en nuestra tierra transportando un crudo que es más tóxico, corrosivo, difícil de limpiar y contiene más carbono que cualquier otro en el planeta hasta las refinerías de Texas, desde donde la mayoría se exportaría.

Nuestro país tiene una meta clara basada en la ciencia para limitar la contaminación climática. Tenemos que recordar esto y reconocer que alcanzar esta meta es incompatible con permitir este oleoducto. Un reciente informe de Carbon Tracker reveló que el Keystone XL precipitaría la producción de unos 500,000 barriles diarios, las emisiones equivalentes a construir 46 plantas de combustión de carbón.

Cualquier derrame de este oleoducto sería catastrófico. Cuando el bitumen diluido se derrama, se hunde. Solo un vertido en Michigan contaminó más de 35 millas de río. Tras tres años y medio y más de $1,000 millones, el derrame no se ha acabado de limpiar.

El Keystone XL no beneficiaría a los consumidores de nuestro país porque está destinado a la exportación. El crudo se refinaría en la costa de Texas, cuyas instalaciones han aumentado sus exportaciones en un 200% en los últimos cinco años y están planeando incrementarlas aún más.

El oleoducto también sería una amenaza a la seguridad nacional. La disrupción climática afecta directamente a nuestras fuerzas armadas. El Almirante Samuel Locklear, jefe del Comando Militar del Pacífico, cree que la mayor amenaza a sus fuerzas es la inestabilidad creada por la disrupción climática.

Invertir en la economía de energía limpia cuenta en nuestro país con el apoyo de las empresas, trabajadores y todos los que se preocupan por la limpieza del agua y el aire, y el futuro del clima. La triste realidad es que el Keystone XL es todo riesgos sin recompensa.

El Secretario Kerry ha calificado la disrupción climática como “el arma de destrucción masiva más aterradora del mundo”. Estados Unidos puede ser el líder en el combate contra la disrupción climática rechazando este oleoducto contaminador y aceptando la energía limpia.

El video de la audiencia completa puede verse aquí.

Nuevo Informe Revela los Verdaderos Costos del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica

marzo 12, 2014

Washington, DC — Un enorme tratado comercial entró en vigor hace 20 años, marcando el principio de un legado de efectos muy negativos en las comunidades y el medio ambiente en Estados Unidos, México y Canadá, según un estudio publicado ayer.

El 1 de enero de 1994 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, conocido como NAFTA, y casi 20 años más tarde, comunidades en esos tres países siguen sufriendo sus consecuencias.

Entre otras conclusiones, el estudio revela que NAFTA:

  • Facilitó la expansión de enormes explotaciones agrícolas para la exportación que dependen grandemente del uso de combustibles fósiles, pesticidas y organismos modificados genéticamente.
  • Dio paso al boom de destructivas explotaciones mineras en México.
  • Socavó la capacidad de Canadá de regular su industria de arenas bituminosas y encaminó al país a exportar grandes cantidades de combustibles fósiles a Estados Unidos.
  • Catalizó el crecimiento económico en la industria y la manufactura de Norteamérica sin las necesarias salvaguardas que evitaran el aumento de la contaminación del aire y el agua.
  • Debilitó las existentes salvaguardas medioambientales otorgando a las corporaciones nuevos poderes legales.

“Estos no son desafortunados efectos secundarios, sino los resultados inevitables de un modelo comercial que favorece las ganancias corporativas en detrimento de los intereses comunitarios y medioambientales”, dice el informe, redactado por el Sierra Club, el Sierra Club Canadá, la Red Mexicana de Acción contra el Libre Comercio (RMALC), el Institute for Policy Studies, y el Council of Canadians. “Ya es hora de reconocer que el modelo comercial de NAFTA ha fracasado en comunidades de toda Norteamérica y que está dañando el medio ambiente que a todos nos pertenece”.

Vea el informe aquí.

Manifestantes Exigen a SoCal Edison Que Elija Energía Limpia en Lugar de Gas

marzo 10, 2014

Los Angeles — Residentes, líderes comunitarios, profesionales médicos y partidarios de la energía limpia se manifestaron frente a la sede de Southern California Edison en Rosemead para exigir que la compañía sustituya la clausurada Planta Nuclear de San Onofre con energía limpia en lugar de gas.

Entre los participantes de la manifestación estaban la Alianza por la Justicia Medioambiental de California (CEJA) y la Campaña Mi Generación del Sierra Club.

“Las sucias plantas de combustión de gas acaban siendo vecinas de las comunidades de bajos ingresos y de color, en las que emiten metano y dióxido de carbono en barrios ya castigados por la contaminación”, dijo Strela Cervas, coordinadora de CEJA. “Estas caras plantas de gas obligan a los clientes a comprometerse a años de pagos mensuales a cambio de energía sucia. El sur de California puede fácilmente satisfacer nuestras necesidades energéticas con recursos de energía limpia y la eficacia energética. La elección de Edison y la Comisión Energética Pública de California es clara: más plantas de energía sucia y empeoramiento de la salud pública, o energía renovable”.

“Durante demasiado tiempo, los habitantes del sur de California se han visto obligados a respirar aire sucio en detrimento de su salud y calidad de vida”, dijo el Dr. Luis Pacheco, catedrático adjunto de la Escuela Keck de Medicina de USC. “Por desgracia, sigo viendo el impacto que el aire sucio tiene en nuestras familias, desde ataques de asma y síntomas de alergia crónicas, hasta males del corazón y la pérdida de seres queridos. El público simplemente no puede resistir más plantas contaminadoras y aire más sucio cuando existen soluciones como la energía solar”.

“La Comisión Energética Pública de California tiene que elegir”, dijo Opamago Agyemang, líder de la Campaña Mi Generación del Sierra Club. “Puede elegir que nos quedemos atados a más plantas energéticas sucias que degradan el aire y la salud, o puede ayudar a prosperar a nuestra comunidad optando por la energía limpia. Hoy urgimos a Southern California Edison a ser mejores miembros de nuestra comunidad y a rechazar abiertamente más sucias plantas de gas”.

La Comisión Energética Pública de California se aproxima a una votación final sobre cómo reemplazar la energía que generaba la planta de San Onofre. Tendrá que decidir si construir más plantas sucias de gas en barrios hispanos y de otras minorías. Las plantas de gas existentes ya contribuyen a que la Cuenca de Los Angeles tenga una de las perores calidades de aire del país.

Más plantas sucias de gas garantizaría el incremento de la contaminación de carbono durante décadas. Según la Junta de Recursos Atmosféricos de California, las emisiones de gases de invernadero que causan el cambio climático aumentaron en 2012 por primera vez desde 2008 debido a la dependencia de plantas de combustión de gas. California ya siente los efectos del cambio climático, incluyendo una sequía e incendios sin precedentes.

Defensores de la Limpieza del Agua Entregarán Miles de Peticiones a Duke Energy

febrero 24, 2014

Carolina del Norte Exige Que Duke Energy Se Responsabilice del Vertido de Cenizas de Carbón y Sus Costos

Charlotte, NC — El martes, 25 de febrero, a las 12 pm, defensores de la limpieza del agua y del medio ambiente entregarán a Duke Energy más de 9,000 peticiones de ciudadanos de Carolina del norte para que la mayor compañía eléctrica del país se responsabilice por completo de los costos del vertido de cenizas de carbón en el río Dan. Las organizaciones que patrocinan la campaña están Action NC, Appalachian Voices, Charlotte Environmental Action, Democracy, NC, Greenpeace, el Sierra Club y We Love Mountain Island Lake.

DONDE: Sede de Duke Energy, 550 South Tryon Street, Charlotte, NC

CUANDO: Martes, 25 de febrero, 2014, a las 12 pm.

QUIEN:
Luis Rodríguez, organizador comunitario, Action NC
Amy Adams, coordinadora de la campaña en Carolina del Norte, Appalachian Voices
Mary Anne Hitt, directora nacional de la campaña Más Allá del Carbón del Sierra Club
Sarah Behnke, We Love Mountain Island Lake
Elise Keaton, Keeper of the Mountains, CARE Campaign

ELEMENTOS VISUALES
Cajas grandes con miles de peticiones. Grandes y brillantes pancartas en las que se pide a Duke Energy que proyeja la limpieza del agua y sus clientes. Grandes fotos de escoriales de cenizas en Carolina del Norte.

Sierra & Tierra: Tres Mosqueteros contra el Cambio Climático

febrero 21, 2014

Por Javier Sierra

En la batalla contra el cambio climático, los hispanos estamos en primera línea de fuego. Y nuestros mosqueteros son nuestros científicos.

Nosotros sufrimos desproporcionadamente los efectos del cambio climático debido a nuestras actividades profesionales —somos mucho más proclives a trabajar a la intemperie— y a las partes del país en las que vivimos. Pero estas son solo dos de las razones de nuestro extraordinario reconocimiento de este fenómeno y urgencia a combatirlo.

Tres climatólogos hispanos, todos pertenecientes a la Union of Concerned Scientists, ofrecen varias razones más para explicar este reconocimiento y la brecha de credibilidad que existe entre nosotros y la población en general.

Ana Prados, catedrática adjunta del Centro Conjunto de Tecnologías de Sistemas Terrestres de la Universidad de Maryland, lo atribuye a nuestros lazos internacionales como inmigrantes que somos.

“Los hispanos estamos en contacto con nuestros países de origen. Los gobiernos latinoamericanos están combatiendo el cambio climático y esto está integrado en sus políticas”, dice Prados, quien enseña no solo a sus alumnos sino también a funcionarios electos sobre la ciencia del cambio climático.

Roberto Mera, un Kendall Fellow de Atribución Climática, coincide en nuestra inclinación internacional, pero menciona una clave más.

“Los hispanos tienen más fe en la ciencia. Somos un grupo muy religioso, pero también apreciamos el mundo en el que vivimos”, indica Mera, quien contribuyó al estudio que reveló que casi el 70% de la contaminación de carbono en el mundo proviene de solo 90 compañías.

De hecho, una reciente encuesta realizada entre votantes hispanos por el Natural Resources Defense Council reveló que su principal fuente de información sobre cambio climático son los científicos.

Para Nicole Hernández-Hammer, subdirectora de investigaciones del Centro Floridano de Estudios Medioambientales, las razones tienen un fuerte carácter cultural.

“Los hispanos tenemos una especial preocupación por el medio ambiente y esto se ha identificado en las encuestas. Cuando hablo sobre cambio climático con mi familia, ellos me entienden”, dice Hernández-Hammer, quien se dedica a educar al público y funcionarios electos sobre los peligros de la elevación del nivel del mar en el sur de Florida. “Miami, económicamente, es la ciudad más vulnerable a la subida del nivel oceánico del mundo”.

En cambio, la población en general marcha en la dirección opuesta. Encuestas recientes muestran que la preocupación por el cambio climático entre los norteamericanos en general ha llegado a su punto más bajo. ¿Por qué?

“En parte, es por la interferencia de grupos como los Kock Brothers, ExxonMobil, Chevron, que están escondiendo hechos importantes con datos que no son realmente científicos”, dice Mera.

“Existe una campaña de desinformación”, coincide Hernández-Hammer. “Hay organizaciones que están creando un debate ficticio. Y cuando hay duda, causa confusión en el público y le hace pensar que no hay una conclusión científica”.

Para Prados, la clave está en la falta de educación científica.

“Yo enseño por todo el mundo y veo que los conocimientos científicos en Estados Unidos son más bajos que casi en cualquier otro lugar, incluyendo América Latina. A profesores en ciertas partes del sur del país no se les permite enseñar la ciencia del cambio climático y eso contribuye a esta falta de conocimiento”, dice.

Esta noción quedó tristemente confirmada en un reciente sondeo de la Fundación Nacional de la Ciencia, el cual reveló que uno de cada cuatro norteamericanos cree que el sol orbita alrededor de la tierra y solo un tercio de ellos cree que la ciencia y la tecnología deberían recibir más financiación.

¿Y cuáles son las soluciones?

“La clave está en que los científicos presenten estos temas a las comunidades de manera que les impacte, que expliquen sus vulnerabilidades, especialmente en zonas costeras”, dice Hernández-Hammer.

“Si educamos a nuestros ciudadanos, ellos van a educar a los funcionarios públicos. Y si estos lo oyen de sus propios ciudadanos, entonces tendrán que actuar”, sugiere Prados.

“Pero también la desinformación tiene que corregirse”, indica Mera. “Mientras siga siendo un obstáculo, habrá consecuencias.”

Los tres insisten en el sentido comunitario de esta pelea contra el cambio climático; en otras palabras, todos para uno y uno para todos.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígalo en Twitter @javier_SC


Los comentarios o entradas en el blog reflejan sólo la opinión del redactor y no reflejan las opiniones del Sierra Club. El Sierra Club no respalda ni garantiza la exactitud de las entradas. El Sierra Club no acepta obligación alguna de revisar todas las entradas, pero se reserva el derecho (aunque no la obligación) de borrar entradas que puedan considerarse ofensivas, ilegales o inapropiadas.

Up to Top

javier.jpg
Follow Javier Sierra on Twitter.

Find us on Facebook Follow us on Twitter Rss Feed


Categorías



Sierra Club Main | Contáctese con nosotros | Terminos y Condiciones de Uso | Politica de privacidad | Website Help

Sierra Club® y "Explore, disfrute y proteja el planeta"® son marcas registradas del Sierra Club. © 2013 Sierra Club. El Sello del Sierra Club es una marca registrada, marca de servicio y propiedad intelectual del Sierra Club. El contenido es copyright © del Sierra Club.