Sierra & Tierra: Sí Es Oro Todo lo Que Reluce

octubre 07, 2013

Por Javier Sierra

Cuando se trata del sol, para Rosa Mayorga y su familia, sí es oro todo lo que reluce.

Hace unos meses, a esta residente de Irving, California, le instalaron paneles solares en el techo de su casa, y desde entonces el sol brilla con especial intensidad en su hogar.

“Esto es fabuloso. Desde que me los instalaron, pagamos la mitad en el cobro de la luz”,  dice satisfecha Doña Rosa. “Ahora podemos usar ese dinero en cosas que antes no nos podíamos permitir”.

Doña Rosa es una de las beneficiarias del tremendo crecimiento que ha experimentado la energía solar en California, cuyos programas de asistencia y fomento de esta fuente energética son el modelo para el resto de la nación.

InstallingSolar_600x600Instalación de paneles solares en residencias de California (Foto: Sierra Club)

El sistema funciona de la siguiente manera: Por un coste inicial de $0, una compañía de leasing le instala los paneles en el techo de su hogar y prevé un costo mensual exacto de lo que va a pagar durante un periodo de 20 años, el cual es sustancialmente menor de lo que cobra la compañía de electricidad. Cada compañía instaladora tiene sus propios planes para que elija el cliente. Pero todos resultan en un ahorro significativo en los costos energéticos de los usuarios.

Desde 2007, en California, las instalaciones de paneles solares en techos residenciales de familias de ingresos bajos han aumentado en un 364%, y en 2011 dos tercios de todas las instalaciones se completaron en barrios de ingresos bajos o medianos. Esto, como dice Doña Rosa, es “una bendición”, no sólo para ella sino también para nuestra comunidad.

Pero este brillante panorama se ve amenazado por los negros nubarrones de la codicia de las grandes empresas eléctricas. Estas ven la expansión de la generación de energía por parte de sus clientes como una amenaza a su modelo comercial, el cual tradicionalmente se ha fundado en proyectos energéticos sucios e ineficaces, como el gas natural, la energía nuclear y el carbón.

Para socavar el crecimiento de esta amenaza a su virtual monopolio, estas compañías presionan a gobiernos estatales para limitar las ventajas de sistemas como el de Doña Rosa. Esto se vio recientemente en California cuando las compañías Southern California Edison, San Diego Gas & Electric y Pacific Gas & Electric presionaron a la bancada hispana de la legislatura estatal para aprobar nuevas tarifas que disminuirían los ahorros de los usuarios que conservan energía o usan paneles solares en sus hogares. El ataque a la energía solar está ocurriendo no sólo en California, sino en otros estados, como Arizona, Colorado y Georgia.

Las compañías eléctricas, sin embargo, están nadando contracorriente porque el crecimiento nacional de la energía solar es explosivo. En nuestro país, cada cuatro minutos se instala un sistema solar, y se prevé que para 2016, esto ocurrirá cada 20 segundos. En 2006, esto ocurría cada 80 minutos.

Asimismo, el costo de un panel solar se ha reducido en un 80% desde 2008, y la energía eólica ha reducido su costo en un 50% desde 2009. Esto ha ayudado a que en los últimos cinco años la energía limpia haya reemplazado toda la electricidad generada por las plantas de carbón que han sido jubiladas en el país. Además, por cada dólar que se invierte en energía limpia, se crean el triple de empleos que las inversiones en gas y petróleo.

“El sol es la cobija de los pobres”, dice Doña Rosa. Y también, el oro que reluce encima de su techo.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígale en Twitter @javier_SC

Los Científicos Más Prestigiosos del Mundo: El Cambio Climático Está Aquí y Acelerándose

septiembre 27, 2013

Washington, DC — Hoy, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC) —un grupo formado por científicos de gran renombre mundial— emitió su primer reporte en seis años, en el que confirma que los efectos de la disrupción climática se están acelerando.

Michael Brune, Director Ejecutivo del Sierra Club, respondió de la siguiente manera al reporte:

“El Panel de la ONU determinó en su informe publicado hoy que los efectos humanos de la disrupción climática no sólo existen sino que se están acelerando. Ya sean incendios forestales, violentas tormentas, la elevación del nivel del mar o las inundaciones, la verdad es que la disrupción climática está aquí. El mundo no puede esperar más para actuar contra esta crisis.

“En su anterior informe, el Panel advirtió que los países en desarrollo y las minorías étnicas en los países desarrollados sufrirían especialmente el impacto de la disrupción climática. Los hispanos, tanto en Estados Unidos como en América Latina, entran plenamente en esta definición.

“Estados Unidos está avanzando en la lucha contra la disrupción climática reduciendo la dependencia de combustibles fósiles, como el carbón y el petróleo, y potenciando las fuentes limpias, como la solar y la eólica. Estas soluciones de sentido común benefician especialmente a la comunidad hispana, debido a que sufren desproporcionadamente las consecuencias del cambio climático y los efectos de la contaminación carbonera y petrolera. Además, la industria de la energía limpia creará empleos en los rubros de la economía que más hispanos emplean.

“Las conclusiones de este reporte hacen incluso más obvio que necesitamos las protecciones basadas en el sentido común contra las emisiones de carbono anunciadas la semana pasada por la administración Obama. Para cimentar su legado y proteger a las futuras generaciones , el Presidente Obama tiene que rechazar la expansión de los combustibles fósiles y la peligrosa energía nuclear, esto incluye la construcción del oleoducto Keystone XL y las explotaciones petroleras en el Artico”.

Carta del Sierra Club al Presidente Obama sobre Keystone XL: No Hagamos Tratos

septiembre 24, 2013

El Director Ejecutivo del Sierra Club, Michael Brune, envió hoy una carta a la Casa Blanca en la que rechaza la idea de que el gobierno canadiense pueda hacer cualquier cosa para mitigar la contaminación de carbono procedente de la propuesta de oleoducto de crudo bituminoso Keystone XL, a raíz de informes de que el gobierno canadiense ha propuesto un pacto a la administración Obama.

Este es el texto de la carta:

24 de Septiembre, 2013

Presidente Barack Obama
La Casa Blanca
1600 Pennsylvania Ave., NW
Washington, DC 20500

Estimado Sr. Presidente:

Aplaudo su compromiso para luchar contra el cambio climático. Los nuevos límites de contaminación de carbono de su administración son un gigantesco paso adelante y demuestra que el país esta dispuesto a progresar en la lucha contra el cambio climático. En un año récord de incendios forestales, inundaciones y otros síntomas de la disrupción climática, su liderazgo en este respecto es exactamente lo que necesita nuestro país.

Sin embargo, me preocupa que este progreso pueda ser socavado por un acuerdo bilateral a puertas cerradas sobre el propuesto oleoducto Keystone XL de arenas bituminosas que nos comprometería a trasportar el crudo más sucio del planeta durante las décadas venideras. Hace varias semanas, el primer ministro canadiense, Stephen Harper, aparentemente le envió a usted una carta en la que declara su disposición a tomar cualquier decisión contra el cambio climático para lograr una aprobación presidencial del Keystone XL, el oleoducto de $7,000 millones que transportaría el crudo bituminoso de Alberta a las refinerías del Golfo de México. Mientras que esto puede parecer una oferta generosa, Canadá simplemente no puede mitigar la contaminación de carbono del oleoducto. Las emisiones serían demasiado grandes. Keystone XL sería el responsable directo de las emisiones anuales equivalentes a las de 51 plantas de combustión de carbón o las de 3.7 millones de carros. En comparación, Canadá tiene sólo 26 millones de vehículos en sus carreteras.

9355920136_6da37becd4_oEl barrio de Manchester en Houston defendiéndose contra el propuesto terminal de Keystone XL
(Foto de Elizabeth Brossa)

Junto con las emisiones del oleoducto, el proyecto sería responsable de décadas de futuras emisiones de arenas bituminosas. El Pembina Institute estima que Keystone XL incrementaría el desarrollo de este crudo en un 36%. El Departamento de Estado estima que el crudo bituminoso podría ser un 22% más intenso en sus emisiones de carbono que el crudo convencional que se usa en Estados Unidos. Y cuando se considera el potencial secuestro de carbono de los 1,200 millones de acres de bosque boreal canadiense, las implicaciones de cambio climático del oleoducto son difíciles de comprender. La mejor manera de “mitigar” el desarrollo de las arenas bituminosas es dejarlas en el subsuelo.

Las promesas del gobierno del Primer Ministro Harper de reducir las emisiones de las arenas bituminosas canadienses se deben juzgar en el marco de su demostrado fracaso de cumplir con sus compromisos climáticos hasta el momento. El gobierno canadiense ha incumplido consistentemente sus promesas de regular su sector petrolero y gasero, y de reducir sus emisiones nacionales, y tiene un historial de debilitar las regulaciones medioambientales en respuesta de las peticiones de su industria de oleoductos. El gobierno canadiense ha eliminado su presupuesto para la Mesa Redonda sobre Energía y el Medioambiente cuando ésta defendió un impuesto de carbono. Además, el gobierno de Canadá está silenciando a sus científicos, tal y como informó el New York Times al decir, “Hubo problemas de este tipo durante la administración Bush (…) pero nada se puede comparar con lo que ahora se está haciendo en Canadá”. Incluso si fuera posible mitigar la contaminación de carbono procedente de las arenas bituminosas, la administración Harper no ha mostrado intención alguna de hacerlo.

La realidad es que las arenas bituminosas son la fuente de contaminación de carbono de mayor crecimiento en Canadá. En 2011, los informes científicos del mismo gobierno canadiense predijeron que las emisiones de las arenas bituminosas en 2005 serían el triple para el 2030. Las promesas del gobierno canadiense de compensar la contaminación de carbono no son nada más que un cheque en blanco contra una cuenta vacía. El cheque va a rebotar, a igual que todas las promesas climáticas de la administración Harper. De lo que los climatólogos y expertos en energía sí están seguros es de que el Keystone XL va a transportar una enorme fuente de contaminación de carbono.

Sr. Presidente, la decisión basada en el interés nacional sobre el oleoducto Keystone XL no se puede tomar con las promesas de mitigación del gobierno canadiense. Le urgimos a rechazar el oleoducto y a continuar construyendo un futuro de energía limpia.

Sinceramente,
Michael Brune
Director Ejecutivo
Sierra Club

El Sierra Club Aplaude las Protecciones contra la Contaminación de Carbono de las Plantas de Carbón

septiembre 20, 2013

Las Salvaguardas de la EPA Son el Primer Paso del Plan de Acción Climática del Presidente Obama

Washington, DC — La Agencia Federal de Protección Medioambiental (EPA) anunció hoy su propuesta de nuevas protecciones contra el carbono procedente de las nuevas plantas de carbón. La contaminación de carbono es la principal causa de la disrupción climática y se la relaciona con el peligroso smog, el cual desata ataques de asma. Estas protecciones contra la contaminación de carbono ayudarán a limpiar y modernizar el sistema energético de nuestro país, para asegurar la salud de nuestros hijos, familias y trabajadores, crear empleos que tanto necesitamos y combatir la disrupción climática.

Como respuesta, Michael Brune, Director Ejecutivo del Sierra Club, emitió el siguiente comunicado:

“La Agencia de Protección Medioambiental y el Presidente Obama han dado hoy el primer paso importante para cumplir con el Plan de Acción Climática de la Casa Blanca y proteger el futuro de nuestros hijos. Los estándares contra la contaminación de carbono propuestos por la EPA protegerán a nuestras familias contra la peligrosa contaminación del aire y las emisiones de disrupción climática, y fortalecerán nuestra economía por medio de empleos de energía limpia.

“Cada año, más y más personas están amenazadas por el clima extremo desatado por la peligrosa contaminación de carbono. Y hasta ahora, no ha habido estándares nacionales que limiten la cantidad de contaminación de carbono que las plantas energéticas pueden emitir al aire. Los peores contaminadores lo han tenido fácil durante décadas, mientras que el resto de nosotros hemos tenido que pagar la cuenta en forma de ataques de asma, otras enfermedades respiratorias, inundaciones, incendios forestales y supertormentas.

“Las protecciones contra la contaminación de carbono que hoy ha propuesto la EPA demuestran que el Presidente Obama se toma en serio combatir la disrupción climática. El Sierra Club y nuestros 2.1 millones de miembros y seguidores aplauden al Presidente Obama y a la EPA por exigir cuentas a las industrias que crean la mayor parte de la contaminación de carbono en nuestro país. Estamos deseosos de continuar trabajando con la Administración para asegurarnos de que se sigan actualizando los futuros estándares para plantas de carbón y gas, al igual que la EPA proponga estándares más exigentes para las plantas de carbón existentes”.

Un Extremista Amenaza con Apoderarse de la Gobernación de Virginia

septiembre 18, 2013

Por Javier Sierra 

Cuando se trata de la campaña del candidato republicano Ken Cuccinelli para la gobernación de Virginia, más nos vale a los hispanos enterarnos bien de su radical historial político.

Su extremista agenda se opone diametralmente a nuestra comunidad en una larga lista de temas, incluyendo la protección de la salud de nuestras familias.

Según una encuesta de NCLR y el Sierra Club, el 92% de los votantes hispanos cree que el cambio climático ya está ocurriendo (77%) o va a ocurrir (15%). Esta opinión prácticamente unánime encuentra un muro de oposición en Cuccinelli, uno de los negacionistas del cambio climático más radicales del país.

En 2010, como procurador general de Virginia —su actual cargo— se querelló contra la Agencia Federal de Protección Medioambiental (EPA) para obligarla a que rechazara su conclusión de que el cambio climático constituye una amenaza contra la humanidad. Su cruzada particular a costa del erario público acabó estrellándose en la Corte Federal de Apelaciones, la cual dictaminó que la opinión de la EPA era “indiscutiblemente correcta”.

Ese mismo año, la frivolidad querellante de Cuccinelli batió nuevos récords al demandar a un climatólogo de la Universidad de Virginia para que entregara sus documentos de investigación del cambio climático, alegando que había defraudado al contribuyente con su labor. Su intento también se estrelló, esta vez ante la Corte Suprema de Virginia, pero a un costo al contribuyente de $500,000.

El celo negacionista de Cuccinelli sólo se puede comparar con la pasión con la que defiende a la industria de combustibles fósiles y otros contaminadores. Considere que según el estudio de NCLR/Sierra Club, para el 83% de los votantes hispanos, las plantas de carbón y las refinerías petroleras “pertenecen al pasado”. Esto es irrelevante para Cuccinelli.

Hace tres años, hacendados de Virginia se querellaron en masa contra las compañías carboneras que durante años les negaron compensación justa por la extracción de gas metano de sus propiedades. La oficina de Cuccinelli arrojó su apoyo moral y técnico a las compañías carboneras por medio de emails llenos de consejos legales que más tarde trató de ocultar. Una de ellas, Consol Energy, antes de la querella había donado $3,500 a la campaña de Cuccinelli. Tras apoyar a Consol, ésta le donó $140,000 más.

Cuccinelli está convencido de que las regulaciones que a todos nos protegen contra la contaminación del aire y el agua son un complot para “acabar con el capitalismo”. En 2011, intentó derrotar ante la Corte Suprema de Virginia una decisión que impuso una multa de $9 millones al Condado de Campbell a raíz de la contaminación de fuentes subterráneas de agua. Ese mismo año, Cuccinelli testificó ante el Congreso Federal contra los estándares de la EPA que limitan las emisiones de mercurio y otros contaminantes del aire.

Quizá Cuccinelli debería consultar el sondeo de NCLR/Sierra Club, según el cual, el 43% de nosotros vive peligrosamente cerca de un lugar tóxico, como una planta de carbón, una refinería o un basural. El mismo sondeo develó que el 47% de los encuestados tiene a un familiar enfermo de asma y el 41% de cáncer.

No es de extrañar que el 72% de los votantes hispanos apoye las regulaciones medioambientales, el 87% prefiera trabajar en la industria de energía limpia y el 86% favorezca las inversiones en energía limpia y no en la sucia energía fósil.

Lo que está en juego en esta elección es la salud de su familia. Nuestra comunidad no se puede permitir el lujo de que un extremista como Ken Cuccinelli se apodere de la gobernación de Virginia el 5 de noviembre.

Javier Sierra es columnista del Sierra Club. Sígale en Twitter @javier_SC

Pagado por el Capítulo de Virginia del Sierra Club. No autorizado por candidato alguno.


Los comentarios o entradas en el blog reflejan sólo la opinión del redactor y no reflejan las opiniones del Sierra Club. El Sierra Club no respalda ni garantiza la exactitud de las entradas. El Sierra Club no acepta obligación alguna de revisar todas las entradas, pero se reserva el derecho (aunque no la obligación) de borrar entradas que puedan considerarse ofensivas, ilegales o inapropiadas.

Up to Top

javier.jpg
Follow Javier Sierra on Twitter.

Find us on Facebook Follow us on Twitter Rss Feed


Categorías



Sierra Club Main | Contáctese con nosotros | Terminos y Condiciones de Uso | Politica de privacidad | Website Help

Sierra Club® y "Explore, disfrute y proteja el planeta"® son marcas registradas del Sierra Club. © 2013 Sierra Club. El Sello del Sierra Club es una marca registrada, marca de servicio y propiedad intelectual del Sierra Club. El contenido es copyright © del Sierra Club.